Del libro Secretos del vestidor de editorial Penguin Random House - Aguilar.



Rojo

Expresa pasión, energía, talento y coraje. Fuerza de voluntad y poder de acción.
El rojo es velocidad y avance, el ataque, la acción.
Los labios rojos se presentan como un objeto de deseo.
Simboliza lo irresistible
y en otras épocas simbolizó también la liberación sexual femenina.
Es el color del erotismo. Más sexual que sensual, simboliza también las bajas pasiones.
 El rojo llama la atención, dice “aquí estoy”, otorga poder y pide reconocimiento.
En un atuendo importante, es agresivo e intimidante y muestra una seguridad implacable. 
Es maravilloso si se tiene la fuerza para llevarlo, pero si no se está de ánimo es preferible
llevar un atuendo de otro color a parecer un vestido rojo con alguien adentro.
No es un color muy adecuado para una primera cita o una entrevista de trabajo, ya que induce al acercamiento directo y se aleja de lo sutil. 



Secretos del Vestidor, escrito por Carolina Aubele y editado por Penguin Random House Argentina
Podés conseguirlo en Maison Aubele y en las librerías mas importantes del país.

Instituto maison Aubele www.maisonaubele.com

Si te interesa este tema podés realizar el seminario de simbologia y psicología del color en Maison Aubele 

Maison Aubele 
Ave. Medrano 1342. Palermo Soho Bs.As. , Argentina  
Lu a Vi de 14 a 20:30 hs
+54 11  48 62 94 12  info@maisonaubele.com
www.maisonaubele.com     

Para recibir invitaciones y novedades mensuales suscribite a nuestro newsletter enviando un mail a info@maisonaubele.com


YouTube http://www.youtube.com/user/carolinaaubeletv
Twitter @Maisonaubele

“Es un mito que la mujer sea víctima de la moda”

Esta destacada diseñadora argentina apuesta por la asesoría de imagen, donde cada mujer aprenda lo que va con su estilo interior. “Querer ser como otro es un mal negocio”, dice.
Por María José Errázuriz L.


Tiene en su muñeca derecha un pequeño tatuaje con las letras ‘C’ entrelazadas, el logo de Coco Chanel. Es un detalle, pero la refleja en cuerpo y alma. “Ella es inspiración total”, dice. 

La diseñadora argentina Carolina Aubele sabe de lo que habla. Nombre reconocido en su país, a los 43 años, puede mostrar una trayectoria envidiable por estas tierras. Es de las pocas latinoamericanas que puede presumir que sus vestidos han sido usados por celebridades como Eva Longoria y la top model Tyra Banks. 

Dueña de su propia marca, sus producciones, especialmente en cuero, se encontraban en vitrinas de Asia y Estados Unidos, hasta que las restricciones impuestas en Argentina la hicieron poner pausa a sus creaciones y concentrarse en La Maison Aubele, un instituto especializado en moda y asesoría de imagen. 

Recientemente de visita en Chile, conversó con TyM de estilo, errores y aciertos, y de búsqueda de una identidad, en donde por sobre las tendencias hay que seguir el instinto. 

Cuenta que a los 7 años hacía ropa para sus Barbies, pero convencida que era una artista plástica estudió, primero, en la universidad cine, su otra pasión. Al tiempo partió a Europa donde realizó estudios formales en Copenhague, Londres y Milán de diseño y asesoramiento de imagen. 

Parte de la vanguardia de Buenos Aires, su primera colección vio la luz cuando tenía 21 años y de ahí no paró: sus prendas han aparecido en revistas internacionales como Elle USA, New Yorker, Teen Vogue, Sportwear y Claire USA. “Fue una oportunidad y me siento súper honrada”, acota. 

-Después de lo alcanzado, ¿debe ser un desafío mantenerse?
“Cuando uno es autoexigente, el desafío es mantener igual. La peor con la que lidio soy yo, soy exigente con la calidad, con los tiempos, los servicios, con mis prendas, todo. Detesto hacer las cosas mal, debe ser mi alemana que hay en el interior”. 

Dice que derivó a la asesoría luego de comenzar a cuestionarse cómo le quedaban sus prendas a la gente, por qué elegían un diseño. El 2005 se fue a Inglaterra a estudiar, donde se convenció de que todos los secretos que tenía los debía poner en un libro, “porque siempre terminan siendo para una elite”. Así publicó “Secretos de Vestidor”, un libro accesible para la mujer común. Y luego empezó a dictar el curso en La Maison Aubele, que enseñaba sólo diseño de indumentaria. 

-Los dos grandes asesores de imagen de una mujer son la madre, primero, y luego las amigas. ¿Cómo desempeñan esa labor?“El tema es que en estos dos asesoramiento prima el vínculo afectivo sobre el profesional y ahí es imposible salir del juicio que hace el otro. La madre te va a ver siempre linda, entonces su mirada no es objetiva y las amigas también tienen un preconcepto.
“Con el asesoramiento de imagen, ya sea que hagas un curso, leas un libro, te permite generar tu propio aprendizaje sobre cómo vestir el cuerpo. La autovaloración es algo súper íntimo y por más que otros te digan cosas, uno no deja de opinar lo que piensa de uno mismo”. 

-Frente a ese bombardeo, ¿qué debe prevalecer, el instinto? “Debe prevalecer tu relación contigo mismo. Al resto puedes no escucharlo, pero a ti no vas dejar de hacerlo y cuando uno pierde el vínculo con uno mismo se nota, porque la imagen es el resultado de algo interno como el estilo que se tiene para todo, el auto que se elige, cómo se decora la casa, todo. La pregunta es cómo me siento con esta imagen que tengo. 
“Personalmente, no me gusta que vayan a un asesor, prefiero que cada uno aprenda a manejar su imagen; no se puede tener a alguien que nos elija la ropa toda la vida, eso sería insoportable”. 

-¿Qué hacemos frente a la sobreexposición de la publicidad? “Hay un mito de que la mujer es víctima de los medios y de la moda y no creo que sea así. Creo que todos somos responsables de nuestra vida y la película de tu vida la editas tú. Los modelos de belleza, de los que supuestamente las mujeres son víctima, han sido creados por la cultura que cambian de región en región”. 

-¿De verdad crees que las mujeres no son víctimas de la moda?
“Creo que la mujer tiene que despertar, si uno se siente afectado por esos modelos es porque cree que ellos son reales. Cuando creas tu propio modelo de belleza, puedes ser la mejor versión de ti misma. No hay que tratar de ser como otra persona, porque todos somos distintos; querer ser como otro es un mal negocio”. 

-Una mala copia. “Sí, es como una cartera falsa. No se puede…” 

-¿Qué debemos tomar de la moda?
“Por un lado está la moda y por otro, la vida de las celebridades que uno jura que no tiene problemas, que es flaca aunque come de todo y si comes de todo, la verdad, no vas a ser flaca y menos a partir de los 35 años. La moda y los medios cumplen un rol que es ser fuente de inspiración, tiene un grado de fantasía espectacular, más cuando ya no se tiene un solo jeans que se reemplaza cuando se rompe. Es bueno tomar esa inspiración, pero quedándonos con las tendencias que nos quedan bien”. 

-¿Hay un error cuando botamos una temporada anterior del closet, para tener la siguiente?
“Absolutamente, la moda cambia sólo cada 10 años en cuanto a siluetas, donde se altera la forma del cuerpo, y hay tendencias más cortas cada 4 o 5 años referidas a texturas, colores. El guardarropa se debe ir nutriendo, pero con una visión fresca de la ropa; a veces, nos enviciamos y usamos siempre lo mismo. La idea es sacar una prenda de contexto y convertir una falda de oficina en una de cóctel. 
“Incorporar piezas en el guardarropa tiene que tener como finalidad sumar piezas al engranaje que permitan usar lo que ya se tiene”. 

-¿Qué debemos tener siempre en ese guardarropa?
“Los básicos que cada para tipo de cuerpo, para cada colorimetría y cada estilo de vida son diferentes”. 

-¿O sea, no todas deben tener el little black dress, la blusa blanca y el jeans?
“Estos te salvan, y por supuesto, te tienen que quedar bien porque la blusa blanca no es la misma para una mujer de 60 que una de 18 años”. 

-¿La moda tiene edad? ¿Una mujer de 40 y 50 no puede usar algunas cosas aunque sean de la temporada?
“Cuando uno crece y está más segura de lo que es, necesita menos adorno y más y mejor calidad. Uno aprecia las cosas buenas y no necesitas hablar tan fuerte de ti mismo a través de la imagen y seguir la moda al pie de la letra. La actualización puede ser mucho más leve.
“Calzas para una mujer de 50 no, a no ser que la uses con una botas de montar, un sweater y mantas largas. Ahora, la mini debajo de la cola y el bolerito de peluche fuscia están prohibidos porque son prendas de adolescentes. 

Carolina dice que la edad es un tema que se ha incorporado en el mundo de la moda, porque las mujeres cada vez tienen mayores expectativas de vida y es por eso que hoy es posible pensar que se llega a los 50 con un cuerpo increíble, una piel fantástica. Si se le suma una autoestima mayor, la combinación es buenísima. “Hay mujeres que creen que porque a los 40 tienen un cuerpo mejor que cuando tenían 21, se deben vestir como las lolas, pero… nada que ver. Hay que buscar prendas que sean coherentes contigo, porque grande vestida de nena es decadente”. 

-Así como hay básicos, ¿qué no debe haber en un closet?
“La ropa que nos queda mal por color, la que no usamos hace más de 2 años a no ser que sea un clásico. Si tu guardarropa está lleno, todo aplastado y las tres prendas que usas en malas condiciones por eso, todo mal. Hay que donar ropa, ser honestas”. 

-¿Lo barato y lo caro se llevan juntos hoy?
“Sí, hoy lo que importa es cómo quedó el look final. Si lo construiste con un Chanel de la última colección, más un sobre de H&M, lo que importa es cómo te queda”. 

-¿Para quién se viste la mujer? ¿Su pareja, ella, o las otras mujeres?
“Creo que muchas mujeres se visten para lo que van a decir las otras mujeres y lo hacen a partir del miedo, pero eso no es bueno. Uno debe vestirse para uno, si te sientes bien contigo, tu vínculo con el entorno cambia”. 

-¿Está mal vestirse para la pareja?
“Creo que es lindo considerar al otro, darle gustos, pero sin distanciarte de lo que eres tú misma. La gente tiene mucho miedo al qué dirán y se viste buscando cubrir las expectativas del otro y no las de uno mismo”. 

-Tú hablas de colorimetría, pero de eso se sabe poco.
“Se trata de descubrir el color que te queda bien por tu tipología de belleza y existen cuatro tipologías te llevan a una paleta de colores individual que tiene muchos colores donde algunos representan mejor tu estilo y otros que te pueden quedar bien, pero que no te gustan. Las personas se dividen, básicamente, en paletas frías y cálidas y a partir de ahí se deben hacer contraste. 
“Los colores que te quedan bien, te hacen una especie de photoshop en el rostro, te bajan las manchas, las arrugas, los ojos se ven más cristalinos. Aprende esto te permite construir un guardarropa súper eficiente porque la colorimetría no cambia a lo largo de la vida”.

De adentro hacia afuera

POR CAROLINA AUBELE / PARA CLARÍN BUENA VIDA

La lencería es uno de esos lujos que la mujer se da, para sentirse cómoda y femenina, y para hacer uno que otro guiño seductor. Criterios para elegirla y evitar ajustes innecesarios.


La ropa interior es una herramienta para nuestro aspecto exterior cotidiano, hay que armonizarla con lo que llevamos puesto.

Para acertar en la elección, es fundamental definir cuál es el uso que le vamos a dar, ya que según la ocasión varían notablemente. 

La ropa interior puede usarse a diario debajo de la ropa que vemos, también podemos usarla como parte de la ropa exterior, cuando vemos breteles y debajo de transparencias, la que usamos para seducir y esa es toda la vestimenta que llevamos. También está la ropa interior para deportes con funciones de sujeción específicas para cada actividad.

La que se lleva en el día a día tiene dos funciones fundamentales; por un lado, higiene y sujeción y, por otro, que colabore con que se vea bien la ropa que llevamos puesta. 

Este tipo de ropa interior tiene que ser invisible, color carne, lo más al tono de la piel posible, sin puntillas, encajes y demás detalles que pueden parecer divertidos, pero que realmente pueden destrozar el look sobre todo cuando se usa ropa al cuerpo o tejidos de punto.


Los colores negro, blanco o natural son aconsejables para prendas al tono exclusivamente, mientras que el nude o piel evita que se transparente la diferencia de tono y se logra una imagen más prolija y con superficies de prendas visualmente parejas.

Este tipo de ropa interior tiene que calzar al cuerpo, firme pero sin ajustar. Recordar que los elásticos apretados o con relieve pueden crear rollitos inexistentes incluso en personas delgadas.

Las texturas sedificadas hacen que la ropa se deslice mejor y no se trabe, manteniendo una caída natural. En tanto, la ropa interior de algodón es más saludable, pero impide que la ropa resbale bien, que pueden generar globos y arrugas extrañas en las prendas.


Infaltables

-Ropa interior neutra y básica, costuras invisibles o incluso terminadas con cortes láser sin elásticos, que ajusten con calce excelente.

-Musculositas de breteles finitos en microfibras para prendas con algo de transparencia, en negro, blanco, natural y carne.

-Ropa interior deportiva, que sujete bien en el caso de los corpiños, bombachas de algodón. Para los deportes específicos, prestar mucha atención a las necesidades del cuerpo ya que la ropa interior con adecuada sujeción para cada deporte aporta grandes beneficios fncionales y comodidad.

-Sets de ropa interior como ropa exterior.

-Ropa interior accesoria, son las prendas que tienen color, un bretel o algún detalle que puede ser visto y que puede tenerse en cuenta de forma creativa. Las tendencias van y vuelven; cada tanto se usa que se sugiera algo de ropa interior, también con las musculosas en verano puede ocurrir que un bretel se vea; en estos casos, es bueno no dejarlo a la deriva y si la idea es que se vea, que se integre al look por color o por textura. En las transparencias, los corpiños pueden tener algún diseño pero lo que es importante es que si se va a ver o sugerir, este tipo de ropa interior tiene un valor accesorio , tanto como un collar o un brazalete. No son indispensables, ya que no se trata de un estilo que se adapte a todas las mujeres, ni tampoco que le guste o las haga sentir cómodas a la mayoría.

Una buena elección es la base de un buen look, ya que, aunque nada de la ropa interior asome, si ha sido bien elegida y resulta confortable, contribuye a que te veas espléndida.
La autora es diseñadora de moda y asesora de estilo, autora de Secretos del Vestidor y Secretos del Vestidor para Embarazadas, editorial Aguilar; www.carolinaaubele.comwww.maisonaubele.com

Para ver este artículo online: 
Ilustración por Carolina Aubele

Los Accesorios pueden hacer magia para actualizar un look


POR CAROLINA AUBELE / PARA CLARÍN BUENA VIDA
Cuando hay que renovar el guardarropas y el presupuesto es limitado, es posible lograr que una prenda parezca nueva. La clave: todo vale, pero con criterio.
Para ver la columna en Clarín digital


Dentro del arte de la imagen están los accesorios, que nos permiten actualizar prendas o refrescar vestidos que nos aburrían. Bijoux y joyería pueden iluminar por completo un conjunto básico, al igual que un sombrero puede volver interesante una silueta.
Los cinturones, por ejemplo, son apropiados para replantear una prenda, como camisas, tapados, cárdigans y suéteres finitos. Al marcar la cintura cambiarán la forma de la prenda, renovñandola.
En momentos de poco presupuesto para comprar ropa, a veces, adquirir sólo los accesorios necesarios puede sumar mucho en la actualización del guardarropa.
Tener en cuenta el tipo de cuerpo es clave para elegir el tamaño, lo que es grande y visualmente pesado en alguien bajo no necesariamente lo es en una persona alta o corpulenta. Hay que probarlos, al igual que la ropa, antes de comprarlos y pensar cómo los usaremos y si aportan al engranaje de lo que ya tenemos en el guardarropas.
Si bien puede ser interesante el estilo ecléctico, hay que cuidar el mix de estilos: todo vale, pero con criterio.
Los accesorios nos ayudan a contar una historia, a hablar sobre nosotros, por eso cuando se eligen accesorios que parecen dramáticamente diferentes es importante establecer un hilo conductor, como la pertenencia a una gama de tonalidades o pertenecer de alguna forma a la familia de lo que llevamos puesto.
Por ejemplo, podemos llevar jeans con tacos dorados, pero lo interesante es que si llevamos algún otro accesorio a veces pequeño pero que integra por colores o por tipo de brillo, como un brazalete o algo de bijou, o incluso un sobre o cartera en la misma sintonía, pueden hacer que los zapatos que parecían descolocados se integren perfectamente.

Para no equivocarse
Los accesorios ayudan a iluminar y completar un look, le dan el broche final; entonces, ante la duda, conviene observar el estilo de lo que nos vamos a poner y elegir accesorios que estén dentro de esta estética.
Con respecto a la bijouterie y joyería, la moda pendula entre lo minimalista casi nulo y el exceso. Cuando se elige el exceso, es importante mantener una unidad en los materiales.
Por ejemplo, si está de moda llevar muchas pulseras juntas en una mano, cuidemos que al ponerlas juntas se genere una idea, un grupo de pulseras que forman una nueva más grande. Para lograrlo, no es que cualquier pulsera vaya, sino que tenemos que revisar la textura y colores de cada una y visualizar cómo aportan al conjunto. Pueden ser de una misma gama, por ejemplo, pero con diferentes brillos y texturas. Con esa diferencia estamos creando una nueva pieza.
El contraste con la ropa también cuenta. Si llevamos un color, los accesorios al tono llamarán mucho menos la atención que los que contrastan. Un caso: si nos vestimos de negro monocromático, los accesorios negros aportan luz y texturas pero siguen en la gama, por lo que pueden ser mucho mas grandes e importantes.
La colorimetría personal es fundamental, sobre todo en la bijoux que rodea el rostro. Las personas de paletas frías, favorecidas por colores ídem, necesitan metales plateados como plata clara, media o envejecida, mate o brillante, níquel, peltre y oro blanco. A las del grupo cálido les quedan bien los tonos cálidos, sus metales son oro amarillo, mate o brillante, cobre, bronce, oro rojo.
* La autora es diseñadora de moda y asesora de estilo, autora de los libros Secretos del Vestidor y Secretos del Vestidor para Embazaradas (Editorial Aguilar). www.carolinaaubele.comwww.maisonaubele.com. Sus videos se pueden ver en www.youtube.com/user/carolinaaubeletv.

Ilustración por Carolina Aubele



Maison Aubele 
Ave. Medrano 1342. Palermo Soho Bs.As. , Argentina  
Lu a Vi de 14 a 20:30 hs
+54 11  48 62 94 12  info@maisonaubele.com
www.maisonaubele.com     

Para recibir invitaciones y novedades mensuales suscribite a nuestro newsletter enviando un mail a info@maisonaubele.com


YouTube http://www.youtube.com/user/carolinaaubeletv
Twitter @Maisonaubele